Los fantasmas y las cosas

Caminaba entre multitudes de fantasmas aburridos, andaban desnudos en una pobreza que les mantenía atados a este mundo. Trataban de aferrarse a las cosas a las que antaño habían servido, pero en su estado etéreo de fantasmas no las podían tocar. De vez en cuando, movido por la lástima, hastiado de ver ese infierno a mi alrededor, sacrificaba algún objeto para los muertos con la esperanza de que lo pudieran disfrutar en el otro mundo, dándoles ocasión de existir durante otro breve instante.

Antes, muy antes, se vertía sangre en el suelo para que las frágiles almas de los muertos se alimentaran con sus vapores y no se disolvieran del todo en el olvido.

Anuncios

~ por Kiko en 10 Oct 08.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s